Umuma, la aventura de ser familia | De cómo llegué a ser doula
824
post-template-default,single,single-post,postid-824,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.2.1,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

De cómo llegué a ser doula

A menudo cuando empiezo un acompañamiento las madres me preguntan cómo he llegado a ser doula. Les explico entonces que todo se lo debo a Raquel, una de mis grandes amigas, que con su maternidad consciente y serena, y su enorme sonrisa, abrió de par en par la caja de mis miedos, y me obligo, sin saberlo, a cuestionarme todo lo que pensaba al respecto de la maternidad, el embarazo y el parto, lo poco que sabia, los miedos heredados que tenia, y la profunda desconexión conmigo misma y con mi feminidad. Me metió de lleno en el camino que sin duda debía elegir. Cambió mi rumbo.

Raquel es así, nos separan quilómetros de distancia, pero pasea por mi mente y mi alma, con dulzura, curando viejas heridas, abriendo nuevos retos. No hay día que no la piense y la escuche, porque la amistad verdadera es esa que te resuena dentro sin razón. Su maternidad y su crianza, consciente, segura y responsable, abrió un mundo frente a mí, activó un resorte para siempre, despertó mi vocación de servir y acompañar, que, supongo que había estado siempre latente, de un modo u otro, pero que temía mostrar y compartir. Es mágica la conexión entre mujeres, entre maternidades, y cómo su vivencia encendió en mí la llama de lo que, ahora sé, que siempre quise hacer, es para mi un milagro cotidiano.

Ser doula es para mí una manera de ser yo, de ser y de sentir, lo soy en todos los aspectos de mi vida, es mucho más que un trabajo, es una manera de entender el mundo que habito, de acompañar a otros a vivir sus maternidades y paternidades en plenitud, de encontrar juntos nuevas maneras de cambiar el mundo desde las pequeñas grandes cosas que nuestros hijos e hijas vienen a enseñarnos.

¡QUIERO SEGUIR LEYENDO EL BLOG!

Etiquetas:
Sin Comentarios

Escribir un Comentario